inteligencia artificial marketing digital

¿Inteligencia Artificial o experiencia humana en marketing digital?

Comparte este artículo:

95 total views, 1 views today

Con más frecuencia hablamos de la “realidad” de la inteligencia artificial (IA) para la publicidad y el marketing. Sin embargo, al revisar la mayoría de artículos que hablan sobre las tendencias, promesas y expectativas de la IA en estos segmentos, vemos cuán poco se transmite al lector o posible beneficiario del departamento de marketing, que puede terminar sin entender de qué hablamos cuando discutimos la incorporación de la Inteligencia Artificial a nuestras campañas publicitarias.

Hablamos de nuevas configuraciones, automatización, mayor eficiencia, incluso debates éticos sobre el uso de la IA y el desplazamiento de la actividad humana, pero no decimos cuál es la realidad y el alcance de su presencia hoy en el mundo del marketing digital.

¿Dónde está la IA en el marketing digital?

Pero ¿qué imaginamos por Inteligencia Artificial? ¿Quizás una charla con ChatGPT? ¿La interacción con una máquina que puede resolverlo todo por usted?

La IA es, de hecho, una herramienta presente en nuestra vida diaria, que trabaja con datos y, gracias a la programación humana, puede procesarlos y analizarlos, según ciertos estándares y límites. Pensemos en un simple buscador de Internet, en esas aplicaciones o dispositivos que responden al reconocimiento de voz, en las recomendaciones personalizadas que ya te ofrecen determinadas plataformas de entretenimiento. Todo funciona con IA.

En el caso del marketing digital, cualquier herramienta que implique el uso de datos y automatización forma parte de la IA. Por ejemplo, Google Ads ya ofrece opciones para automatizar y segmentar automáticamente una campaña, “sin que tengas que intervenir”.

La comunicación automatizada, a través de chatbots, también es una herramienta de IA que muchos de nosotros ya aplicamos en nuestros sistemas de soporte o atención al cliente. Funcionan incorporando algoritmos que responden a cierta semántica para imitar conversaciones humanas.

Otro ejemplo es Data Driven Marketing, una herramienta para analizar y ejecutar acciones, basadas en datos recopilados de usuarios y clientes, obtenidos de cualquier interacción. Las recomendaciones personalizadas surgen del Big Data para alimentar los algoritmos. El algoritmo BERT de Google es un gran aliado de los buscadores en nuestras estrategias SEO que funciona por IA.

 El factor humano

Sin embargo, cuando consideras cómo has integrado estas herramientas en tu vida diaria, la simple IA no lo es todo. El chatbot tiene limitaciones y, en muchos casos, puede resultar molesto para tus clientes. Los motores de búsqueda prosperan con las interacciones y el contenido; en última instancia, tú, como usuario, construyes el SEO.

Las automatizaciones de algunas plataformas no siempre son lo que esperamos como usuarios o como estrategas de marketing de resultados.

En definitiva, la inteligencia artificial no es lo que a veces imaginamos, no lo hace todo. La experiencia humana es fundamental para el funcionamiento de herramientas de automatización y datos, sumando el factor humano de análisis y toma de decisiones. Para asesorarte sobre el uso de estas herramientas, te invitamos a contactarnos aquí y compartiremos más información.

Lee más artículos relacionados:

El uso de la inteligencia artificial en el marketing digital

GPT Chat: qué es y por qué funciona en el mercado B2B

Retos para publicidad digital en 2020 en México, Google BERT y Flash

Comparte este artículo:
Sin comentarios

Post A Comment